¿Una taza de café antes de irte? ☕. Juro que no se está tan mal en este andén.

viernes, 15 de enero de 2016

Despojos de gala

Hablo de ahogarnos en arena, con pesos pesados de escalas reducidas de problemas y tempestad. 
Yo te cuento lo que me pasa cuando no escribo, y cuando no encuentro en mi lo que quiero que (me) leas. Que ya nadie dice nada, y yo sigo sin gritar.

Hablo de las veces que nos vemos sin mirarnos, de las que paso de escucharte porque no me hablas a mi, y donde mi egocentrismo se acurruca en una cama demasiado incómoda.

Digo que ya está bien, que ya sabemos que es más fácil levantar una piedra que tu propia cabeza, y que tú siempre sacas tijeras. Rotos todos, enteros sin ti.

Creo en el mundo que está fuera, y en el que no sólo somos historias que nos gustaría escuchar. Donde las únicas armas son los besos marcados de un pintalabios efusivo. Porque nos gusta el cine pero no el teatro callejero, ni las fantas-pagadas ni las malas compañías. Preferimos las últimas rondas descompasadas con bailes de barra, esas manchadas con la sal de un mal día.

Hablo de no convencerte, sino de que me adivines y me invites a jugar a algo nuevo y que quite el estrés. Sé de lo que hablo porque alguna vez jugué.

Deberíamos bebernos el tiempo y decir cosas sin lucidez para nadie, pero que le lleguen a él, o a ella. Porque sigue pareciéndome perfecto no contar las horas y vivirlas.

No hay mayor loco que el extremadamente cuerdo.


Resultado de imagen de foto corriendo lluvia beso



No hay comentarios:

Publicar un comentario