¿Una taza de café antes de irte? ☕. Juro que no se está tan mal en este andén.

domingo, 24 de julio de 2011

No me preguntes por qué, pero hoy me siento más invencible que ayer

Cuando una carcajada te devuelve a la vida. Cuando una lágrima significa alegría. Cuando cuatro días se hacen eternidad, eternidad que necesitabas. Que bien sienta el sol al salir de ese agua tan fría... Por supuesto que me bañé, no sería yo si no lo hubiera hecho. No saber nada de ti, ni de ti ni de nadie. Pasar la siesta en frente de un televisor con un comodísimo sofá y ocho personas más. Que bien sienta no acordarse de ti y olvidar de paso las idioteces que tienen las idiotas de esta pequeña ciudad. Sin identidad. Nadie me conoce ni sabe de mi. Puedo ser yo una vez más y bailar en la arena, que si miran no me importa, que si quiero jugar,juego. 
Y aquí estoy de nuevo, de donde me escaparía si pudiera. Como hemos hablado en trescientas cinco conversaciones, no siempre la balanza es igual para todos, a veces, simplemente algunos se llevan todo lo mejor y otros, lo que queda, el resto, las sobras, lo malo, la mierda, el miedo. No me preguntes por qué, pero hoy no me importa nada de eso. Absolutamente nada. 




 ¿He dicho alguna vez que me encanta la arena de la playa? 

2 comentarios:

  1. Que bien sienta no acordarse de ti y olvidar de paso las idioteces que tienen las idiotas de esta pequeña ciudad. tal cual!! me encantoooooo

    ResponderEliminar