¿Una taza de café antes de irte? ☕. Juro que no se está tan mal en este andén.

sábado, 9 de noviembre de 2013

No hay distancia que esté lejos.

Y me puse a escribir. Hoy no era día de ideas claras, ni metas fijas ni razón para hacerlo, pero lo hice. A veces hay que saber dejarse llevar, que te meza el viento y quizás, bailar un vals. Porque no todo son tacones, pintalabios y una disco, porque a veces tenemos todo cubiertos de una manta y en buena compañía, porque a veces tengo todo sólo con que estés tú.

Un cambio de aires da paso a nuevas posibilidades, nuevos retos, gente y sonrisas; claro que echarte de menos a veces duele, pero sé que estás siempre detrás del teléfono y deseando verme.
Lo que ha sido mío lo será por consiguiente; y lo que no, ya no está. Y eso de que mejor calidad que cantidad es algo que debería grabarse a fuego. Yo echo de menos que me grabes a besos.

Valiente, con ganas y una psicología un poco propia. Poco a poco me voy haciendo a un sitio nuevo, aunque mi sitio, amor, ya sabes cuál es.

No quedan ni heridas ni balas, sólo lo bueno. Y da igual donde esté, os llevo conmigo. Y da igual los kilómetros, te llevo conmigo.




Noviembre                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario